dna

EL ADN DEL DISEÑO INTERDISCIPLINARIO

“I don`t design clothes, I design dreams”. Ralph Lauren. (1)

Entendiendo al Diseño como la respuesta a una necesidad, esta frase del legendario diseñador de indumentaria Ralph Lauren, resulta totalmente cierta puesto que la ropa que él diseña no responde a la necesidad básica de vestir, ni siquiera a la de bien vestir, sino de vestir Ralph Lauren, de vestir su marca y todo lo que pueda significar para un entorno el llevarla puesta. De acuerdo a lo que dice Chales Eames: “Recognizing the need is the primary condition for design”. (2) (Reconocer la necesidad es la primera condicionante para diseñar), la necesidad de sobresalir, en este caso vistiendo esta marca, uno satisface la necesidad de aceptación o cualquiera que sea la razón por la cual le compran en muchas ciudades del mundo.

Entendiendo al Diseño como un plan, o como la organización y composición de un trabajo, o como el habilidoso ordenamiento de las partes, un diseño efectivo es aquél en cuyos elementos de arte y principios de diseño han sido combinados para alcanzar un sentido total de unidad. (3)

Bajo esta definición, el diseño es la parte de un proceso que pretende la realización de un proyecto a futuro, llámese ciudad, edificio, marca o ropa, como el caso de Ralph Lauren, pero…¿qué pasa cuando el diseño involucra más de una disciplina?.

En el diseño de marcas interactúan siempre varias disciplinas y se demanda el ejercicio de varios profesionales dedicados a plasmar cierta información o comunicar determinado mensaje como si se tratara de un código genético de identidad, que en cada elemento que represente a la marca le dice al mundo de qué va, cuáles son sus valores y qué significa llevarla.

El diseñador cumple con la demanda inicial del proceso: diseñar, pero como bien sabemos todo proyecto va más allá de eso, nunca acaba ahí, siempre surgen más cosas que se relacionan con las más básicas, por ejemplo, un local a partir de la concepción de una marca. En ese local habrá de intervenir, sino un arquitecto, un diseñador de interiores para el enviropment, un diseñador industrial para los exhibidores y el mobiliario, un diseñador de indumentaria para la vestimenta del personal, un iluminador, un diseñador gráfico para los señalamientos, etcétera.

¿Y quién lidera a este equipo de trabajo?. La realidad laboral actual demanda un profesionista que sea capaz de responder a esta necesidad. Un diseñador que vaya más allá del diseño y que interactúe con las profesiones relacionadas a la parte de las empresas que no habla sólo con números o palabras.

El diseñador interdisciplinario que tenga en su cabeza la idea de todo lo que se refiere a una marca o una identidad corporativa como tal, como identidad. Alguien capaz de plasmar un mismo mensaje de identidad en un logotipo, en un uniforme, en un edificio o en una pieza publicitaria, apoyado en el mejor de los casos por el profesionista adecuado que sepa traducir el mensaje de acuerdo a lo solicitado por el todo que significa la marca en cuestión porque, como reza la conocida frase gestáltica: el todo es más que la suma de sus partes.

La tarea es esa: formar a nuestros diseñadores con aptitudes de colaboración, dispuestos al trabajo en equipo con sus colegas de otras disciplinas, capaces de liderar proyectos interdisciplinarios para que sus ideas, sus mensajes puedan ser transmitidos no sólo en papel, sino en textiles, en tres dimensiones, en música, en la forma que sea sin perder fuerza, ni legibilidad, ni sentimiento: un mismo concepto desde el logotipo hasta el edificio.

1.      De Think Exist, http://thinkexist.com

2.      De Quotes about Design, http://www.sysprog.net

3.      De ArtLex Art Dictionary, © Michael Delahunt, M.F.A